Advertisement
Advertisement

La tiroides es una glándula en forma de mariposa, ubicada en la base del cuello, la cual es responsable de la producción de hormonas vitales que regulan varias funciones corporales. Las hormonas tiroideas son esenciales para el metabolismo de uno mismo, así como para el crecimiento integral y desarrollo. Una tiroides hiperactiva causa lo que medicamente se conoce como hipertiroidismo, mientras que una tiroides hipoactiva conduce a un hipotiroidismo. Ambas condiciones pueden tener un serio impacto en la salud habitual y bienestar de una persona, por lo tanto se convierte en una causa de preocupación. Para detectar una disfunción de la glándula tiroidea, uno debe de estar alerta con algunos síntomas que ésto puede ocasionar. Aquí están diez signos que pueden ser indicativos de problemas tiroideos y que, si son observados, necesitan ser evaluados más a fondo por su doctor.

Advertisement

Cambios en el peso corporal

Ya que la tasa metabólica del cuerpo está íntimamente relacionada con la acción de la tiroides, un cambio inexplicado en el peso corporal, puede significar un problema de tiroides. La ganancia de peso sin cambio en el apetito, régimen de ejercicio y niveles de estrés, es sintomático de la producción reducida de hormona tiroidea. Por otro lado, la pérdida de peso sin razón aparente puede ser provocada por un exceso de producción de hormonas tiroideas. La condición anterior, hipotiroidismo, es mucho más observada, especialmente en las mujeres. En cualquier caso, si hay un cambio inesperado en el peso corporal de un individuo, el o ella debería de examinar sus niveles de hormonas tiroideas.

shutterstock_75331909
Advertisement

Los extremos de estado de ánimo

Las personas que padecen de disfunción tiroidea, también pueden observar un cambio significativo en su comportamiento y actitud. Aquellos con hipotiroidismo, cuando se producen niveles disminuidos de hormonas tiroideas, más comúnmente tienen depresión, apatía, disfunción cognitiva o retraso psicomotor. Por otra parte, con el hipertiroidismo, cuando hay una sobreproducción de hormonas tiroideas, puede haber ansiedad, intranquilidad e irritabilidad; el cuerpo siempre está trabajando horas extras, haciendo a las personas nerviosas e incapaces de relajarse.

shutterstock_168521099
Advertisement

Cambios menstruales

En mujeres premenopáusicas, tener problemas de tiroides usualmente impacta en su ciclo menstrual. Es usual para los especialistas monitorear la actividad menstrual para confirmar sospechas de problemas de tiroides. Las mujeres que sufren de hipotirodismo son propensas a experimentar sangrados más prolongados que usualmente. Aquellas que sufren de hipertiroidismo pueden notar un flujo disminuido, que no dura tanto como antes. Sin embargo, aunque más bien estándar, los cambios en la menstruación no necesariamente pueden ocurrir en todas las mujeres con problemas de tiroides. También, hay otras condiciones médicas aparte de la disfunción tiroidea que pueden llevar a cambios menstruales.

shutterstock_163286390
Advertisement

Bocio

Frecuentemente, el signo más visible de problemas tiroideos es la inflamación en el cuello llamado bocio. El bocio es producido por un aumento de la glándula tiroidea. Puede estar presente en individuos que sufren tanto de hipertiroidismo como de hipotiroidismo. Es notorio que, tanto nódulos cancerosos como no cancerosos pueden conducir a un aumento de la glándula tiroidea. Por lo tanto, una inflamación en el cuello no debería dejarse de pasar; si éste signo aparece, es recomendable consultar a un médico.

shutterstock_76976449
Advertisement

Alteración en la capacidad mental

La disfunción de la tiroides también puede ser responsable de la alteración de la capacidad mental, como se mencionó brevemente antes. Cuando la glándula tiroides produce mucha hormona, los pacientes tienden a manifestar pérdida de concentración y aumento en la distracción. Por el contrario, cuando produce poca hormona, los pacientes sufren de lagunas mentales, procesamiento mental lento y olvido. En muchos casos, tales síntomas pasan desapercibidos, ya que son más sutiles que otros signos de la enfermedad de tiroides. El tratamiento del desorden de tiroides subyacente, puede rápidamente aliviar estos problemas con función cognitiva. Estos están en los síntomas más tempranos en desaparecer.

shutterstock_137528336
Advertisement

Disminución del deseo sexual

La pérdida del libido, especialmente en las mujeres, ha sido vinculado a problemas de tiroides. El hipotiroidismo en particular es conocido por ser responsable de la disminución del deseo sexual. Cuando la glándula tiroides produce niveles bajos de hormonas, el metabolismo y otras funciones corporales son ralentizados. Los órganos reproductivos, son más lentos en respuesta, como son las glándulas adrenales, que producen las hormonas sexuales. Estos cambios pueden llevar a un desinterés temporal en la actividad sexual. Sin embargo, una vez que el reemplazo de las hormonas tiroideas inicie, los individuos pueden contar con que su libido se normalice. Los pacientes con hipertiroidismo, raramente exhiben pérdida de libido; en algunos casos, de hecho, el deseo sexual puede aumentarse.

shutterstock_301507697
Advertisement

Pérdida de cabello

Tanto el hipotiroidismo como el hipertiroidismo, pueden ser perjudicial para la calidad y crecimiento del cabello. Cuando se produce poca hormona por la tiroides, un número aumentado de folículos pilosos entran en un “modo descanso”, llevando a la pérdida de cabello y hebras frágiles y resecas. Esta pérdida de cabello no está limitado solamente al cuero cabelludo, también ocurre en otras partes del cuerpo, incluyendo los miembros, axilas e incluso cejas. Por otro lado, el hipertiroidismo tiende a afectar solamente el cuero cabelludo, pero la pérdida de cabello puede ser incluso más severa y notable que en el hipotiroidismo. Afortunadamente, el crecimiento total del cabello puede ser restaurado con el tratamiento apropiado.

shutterstock_116020741
Advertisement

Evacuaciones impredecibles

Muchos pacientes con la enfermedad de tiroides, se quejan de patrones intestinales disfuncionales e impredecibles. El hipertiroidismo es mayormente vinculado con la constipación porque disminuye el metabolismo, también disminuye el proceso digestivo: la motilidad del intestino es comprometida, por lo que después se hace difícil hacer evacuaciones. En cambio, con el hipertiroidismo, el metabolismo hiperactivo puede llevar a un paso rápido de la comida por el intestino, por lo que se evita una adecuada digestión; ésto puede causar diarrea o evacuaciones más frecuentes, con la urgencia de ir al baño, la cual es particularmente intensa después de consumir una comida. Los medicamentos de venta libre para estas condiciones pueden dar alivio temporario, pero es importante que la enfermedad de tiroides subyacente sea tratada.

shutterstock_67160731
Advertisement

Presión arterial alta

Los desórdenes de tiroides también han sido asociados con el aumento de la presión sanguínea. Los pacientes, tanto con hipotiroidismo como con hipertiroidismo son vulnerables a esta condición. Cuando la producción de hormona tiroidea es inadecuada, la frecuencia cardíaca se disminuye, lo que impacta la habilidad del cuerpo para bombear la sangre y también reduce la flexibilidad de las paredes de los vasos sanguíneos. Juntos, estos pueden causar un alza en la presión sanguínea. Con el hipertiroidismo, el mecanismo de bombeo sanguíneo es aumentado, lo que no solamente puede aumentar la presión sanguínea, pero también la frecuencia cardíaca, causando palpitaciones y sudoración excesiva en casos severos.

shutterstock_93341521
Advertisement

Cambios en el patrón de sueño

Los pacientes tiroideos son también vulnerables a cambios en su ciclo de sueño. Ellos pueden encontrarse extremadamente somnolientos todo el tiempo o, en el extremo opuesto, muy alerta incluso durante el tiempo de descanso. El hipotiroidismo es responsable del escenario anterior, por lo cual, el enlentecimiento del metabolismo y funciones corporales, causan lentitud y letargia, conduciendo a un deseo de dormir. El hipertiroidismo produce exceso de energía en el cuerpo llevando a mucha inquietud y ansiedad, dejando a individuos despiertos durante la noche. El cambio en el patrón de sueño es un signo notorio, porque también impacta en la funcionalidad del individuo a través del día. Los problemas con el dormir y el nivel de alerta, cuando ocurren en conjunto con uno o más de los síntomas antes mencionados de enfermedad de tiroides, no deben ser tomados a la ligera.

shutterstock_171949283

Disclaimer

This site offers information designed for educational purposes only. You should not rely on any information on this site as a substitute for professional medical advice, diagnosis, treatment, or as a substitute for, professional counseling care, advice, diagnosis, or treatment. If you have any concerns or questions about your health, you should always consult with a physician or other healthcare professional.