Advertisement
Advertisement

La propia mención de un ataque en la vesícula biliar puede ser por completo aterrador. La vesícula biliar es un saco en forma de pera localizado debajo del hígado, que funciona como almacenaje de bilis (un líquido que ayuda a la digestión de comidas grasosas). Si uno de los conductos o tubos biliares, que transportan bilis desde el hígado hasta la vesícula biliar y además hasta el tracto digestivo, se bloquean o se infectan, un individuo experimentará una inflamación dolorosa y puede necesitar atención médica. La inflamación de la vesícula biliar (colecistitis) puede ocurrir en ausencia de cálculos biliares.

La presencia de depósitos duros, conocidos como cálculos biliares, se pueden formar en la vesícula biliar o en el conducto cístico (el tubo biliar que se extiende hacia el intestino delgado) y puede causar dolor durante un ataque de la vesícula biliar. Los cálculos biliares pueden estar compuestos de variantes mixtas de colesterol, bilirrubina y calcio. Mientras que la mayoría de individuos con cálculos biliares no experimentan síntomas, los cálculos pueden causar inflamación o bloqueo del conducto cístico. La bilis también puede quedarse obstruida en la vesícula biliar, como en los conductos, resultando en los mismos síntomas listados anteriormente.

Un ataque de la vesícula biliar puede ocurrir de repente y sin ningún aviso. El dolor del ataque es frecuentemente severo y en algunos casos requiere de hospitalización inmediata. Tener paciencia y ser capaz de reconocer los síntomas es un paso importante en el manejo de un ataque de la vesícula biliar.

Advertisement

Dolor abdominal

Un signo típico de peligro asociado con un ataque de la vesícula biliar es dolor abdominal severo, también conocido como cólico biliar. Un dolor intensificante en la porción superior de la región del abdomen, debajo del esternón, es una indicación de un ataque de la vesícula biliar. El dolor puede durar entre una y cinco horas, y permanece constante a pesar de orinar o eliminar gases. El dolor es desencadenado comúnmente por la ingesta de alimentos grasosos y puede ocurrir en cualquier lapso de tiempo, incluso mientras se duerme. Los episodios de cólico biliar son bastante infrecuentes; después de un doloroso ataque, pueden pasar algunos meses antes que vuelva a ocurrir.

Optimized-shutterstock_165695048
Advertisement

Indigestión

Los cálculos en la vesícula tienden a reducir la cantidad de bilis producida por el hígado, lo que resulta en indigestión. Las molestias de gases e indigestión después de las comidas, es el signo más frecuente de un ataque de la vesícula biliar. Esto es porque la vesícula biliar tiene una función directa en el proceso de digestión, permitiendo que grasas y otros importantes nutrientes pasen del intestino al torrente sanguíneo. La indigestión puede ser acompañada por dolor biliar alrededor de la caja torácica y puede imitar la sensación de acidez estomacal. Este dolor biliar puede alcanzar el hombro y la espalda superior, causando incomodidad insoportable. Muchas veces es difícil diferenciar entre un ataque de la vesícula biliar y acidez estomacal, ya que muchas personas que tienen una vesícula biliar perfectamente funcional también experimentan estos síntomas.

shutterstock_268693661
Advertisement

Náuseas y vómitos

Uno de los síntomas más tempranos de un ataque de la vesícula biliar es vómitos y náuseas persistentes. Los pacientes que sufren de enfermedades de la vesícula biliar pueden experimentar vómitos, especialmente después de las comidas. Esto también puede dar alivio a los pacientes que experimentan ataques de la vesícula biliar, ya que los ayuda a eliminar la presión del gas y malestar estomacal. Muchos individuos pueden alcanzar un punto donde las náuseas resultan en fiebre leve acompañada de vómito. Después de comidas grandes y grasosas, las náuseas usualmente ocurren en la noche y pueden ser causadas por un aumento de presión en el área afectada, causado por ciertas posiciones para dormir. Ya que la vesícula biliar juega un papel importante en el proceso digestivo es fácil entender porque las náuseas pueden ocurrir después de una comida abundante.

shutterstock_226986742
Advertisement

Pérdida del interés en la comida

De acuerdo al Centro Médico de la Universidad de Maryland, la pérdida de apetito es comúnmente observado en pacientes con enfermedad en la vesícula biliar. A medida que el dolor biliar se exacerba, el paciente pierde su interés por la comida. Esto ocurre porque las náuseas siguen después de consumir una comida grande, por lo que el paciente evitará cada vez más consumir comidas que causen cualquier tipo de incomodidad. Si una infección gradualmente se empeora, el conducto cístico puede bloquearse, lo que hace a la digestión un proceso extremadamente insoportable. Las personas con un sistema inmune débil son fácilmente afectadas por cálculos en la vesícula. Si usted nota pérdida del apetito por indigestión, haga una cita para hablar con su médico. Un examen de sangre común puede establecer la presencia de enzimas hepáticas aumentadas, lo que puede indicar un bloqueo.

shutterstock_104961557
Advertisement

Cambios en las funciones urinarias

Los cambios en la frecuencia, consistencia, color o volumen de la orina pueden todos ser signos de enfermedad de la vesícula biliar. Si usted ha estado eliminando orina que es marrón oscura o marrón amarillenta oscura en color, puede ser causado por un pigmento de la bilis presente en cálculos biliares. La orina descolorida debe ser tomada seriamente, ya que puede ser el primero de los signos de un problema de la vesícula biliar. Eliminar orina color sangre no está usualmente asociado con la enfermedad de la vesícula biliar y puede ser indicativo de un problema con los riñones o vejiga.

shutterstock_222583534
Advertisement

Cambios en heces

Aquellos que sufren de enfermedad de la vesícula biliar pueden empezar a notar un cambio en el color y consistencia de las heces. Las heces en un paciente con enfermedad de la vesícula biliar pueden parecer amarillas o como arcilla en color, en cambio del usual marrón sólido. Esto ocurre por la presencia de exceso de grasa en las heces, que no es digerida debido al bloqueo en los conductos biliares. La consistencia de las heces también cambiará para ser más suelta. Una evacuación explosiva con heces con mal olor, pueden indicar un ataque de la vesícula biliar.

shutterstock_246882508
Advertisement

Fiebre

Cuando alguien tiene un ataque de la vesícula biliar, se puede empezar a sentir con fiebre. La aparición de fiebre inexplicada y escalofríos puede indicar una vesícula biliar o conducto cístico infectado. Casi un tercio de los pacientes que sufren de cálculos en la vesícula experimentan fiebre. La fiebre no es usualmente producto de un típico cólico biliar; sino ocurre por una colecistitis. Cuando la fiebre es acompañada por síntomas como náuseas y vómitos, uno debe buscar inmediatamente atención médica, ya que la condición pueda ser amenazante para la vida. Si la condición se deja sin tratar, puede resultar en una en una perforación de la vesícula biliar.

shutterstock_171531374
Advertisement

Dolor en el pecho

Un ataque de la vesícula biliar puede ser fácilmente confundido con un ataque al corazón debido a síntomas similares; el dolor de pecho siendo uno de ellos. El dolor en el pecho causado por enfermedades de la vesícula biliar ocurre principalmente debido a un bloqueo en el conducto biliar y a veces, es inflamación. Tales bloqueos resultan en que el ácido queda atrapado en el estómago, lo que hace que se devuelva al esófago causando dolor insoportable en la región del pecho. Aunque el dolor en pecho puede ser un síntoma de un ataque cardíaco, el dolor después de consumir una comida abundante es usualmente sugestivo de enfermedad de la vesícula biliar. Evite acostarse directamente después de comer, para minimizar dolores en el pecho y acidez estomacal. Si esto no es una opción, trate de poner una almohada en forma de cuña debajo de su cuello, pecho y área de abdomen superior para ayudar a reducir el reflujo de ácido del estómago.

shutterstock_249386935
Advertisement

Ictericia

Cuando los fluidos biliares se quedan atrapados dentro de la vesícula biliar o hígado, la bilirrubina es liberada al torrente sanguíneo, haciendo que su piel parezca amarillenta (ictericia). Cuando un cálculo biliar se desarrolla en la vesícula, la bilis no es liberada del hígado resultando en indigestión. Cuando esto pasa, una acumulación aumentada de bilirrubina en la sangre cambia la piel en amarilla y la ictericia ocurre. Por eso es importante tomar este síntoma seriamente y ser revisado por un especialista.

shutterstock_262039214
Advertisement

Diarrea

Un posible signo de ataque de la vesícula biliar son evacuaciones explosivas acompañadas por dolor abdominal. El dolor puede ser intermitente y generalmente se puede sentir alrededor de toda la región abdominal, no solamente en un lugar particular. La mayoría de pacientes experimentan un dolor punzante en su abdomen, espalda baja e incluso esternón. La diarrea es un signo posible de bloqueo, causado por bilis insuficiente. Si usted está notando un cambio en la frecuencia, color y consistencia de sus evacuaciones, haga una cita y sea revisado por un doctor.

shutterstock_168469370

Cómo es evidente con la información anterior, los síntomas de ataque de la vesícula biliar pueden variar. En la mayoría de casos, la enfermedad de vesícula biliar es asintomática, y un paciente nunca podrá reconocer los síntomas tempranos antes de experimentar un ataque serio. Conocer los síntomas y signos de alarma de enfermedad de la vesícula biliar es el mejor recurso que usted tiene para identificar la enfermedad relacionada a la vesícula biliar. Si usted está experimentando alguno de los síntomas listados aquí, es recomendable que consulte con su doctor.


Disclaimer

This site offers information designed for educational purposes only. You should not rely on any information on this site as a substitute for professional medical advice, diagnosis, treatment, or as a substitute for, professional counseling care, advice, diagnosis, or treatment. If you have any concerns or questions about your health, you should always consult with a physician or other healthcare professional.